Jerónimo Elespe | Pas encore

Jerónimo Elespe
Pas encore (Todavía no)

Septiembre 18 – Octubre 30

Inauguración: Viernes 18 de septiembre, 17 hrs

LABOR presenta la primera exposición en México del artista español Jerónimo Elespe (Madrid, 1975). Pas encore (Todavía no), se refiere por un lado a la percepción de quien mira las imágenes, que siempre es incompleta al estar éstas llenas de elementos ocultos, capas de color que enmascaran otras que alguna vez estuvieron a la vista, y que pudieron haber sido a su vez ocultadas por capas que nunca llegaron a materializarse plenamente. Todavía no – el título apunta también a que para Elespe, la pintura terminada es sólo un momento de su creación, no su conclusión definitiva, y abajo de lo que vemos, adivinamos las posibilidades infinitas, los caminos que pudo haber tomado.

Elespe pinta todos los días, o más bien todas las noches, y trabaja generalmente en unas 20 o 30 obras a la vez. Las pinturas están guardadas en cajas de cartón y el artista las saca a la luz en una libre rotación, en busca de una nueva mirada que pueda añadirles algo. Este proceso, que puede durar varios años aún para los formatos pequeños, se nos presenta como una lenta sedimentación de miradas a través del tiempo. Hay por otra parte una tensión inherente entre la temática onírica, difusa y el material de los cuadros, todos pintados en aluminio sobre el cual el óleo adquiere una plasticidad comprimida pero no por ello menos evidente.

Pintar es ante todo enfrentarse a la más larga tradición entre todas las artes, desde Lascaux y Altamira. Ninguna tradición ha vivido tantas rupturas, tantas crisis, sobre todo en los momentos definitorios de la modernidad y sus sucesivas vueltas de tuerca. Para un artista nacido en España, este linaje podría resultar especialmente aplastante. La obra de Jerónimo Elespe afronta esta tarea y lo puede hacer con éxito porque no teme entrar en territorios conocidos. Su método, la constante acumulación -y a veces el borrado- de capas de pintura sobre metal, le da a las imágenes una profundidad de lectura que las hace inmunes a la interpretación simplista, sin tener que hacer caso de las de las diferentes prohibiciones que tienden a imponerse los artistas que hoy en día trabajan con medios tradicionales.