Artistas
Jorge Satorre
Ver imágenes de obra

Un tema moral moderno, decorar el agujero
Vista de instalación.

Para esta exposición, toma como punto de partida la historia del sitio en donde se encuentra actualmente LABOR. Satorre ubica la compra del terreno en 1946, siendo éste parte del Rancho de la Providencia conformado originalmente por minas de tepetate y arena. La casa original fue diseñada por el arquitecto Enrique del Moral y terminada en 1948, lugar en donde vivió durante treinta años. Casi seis décadas después fue vendida y modificada y se utilizó como despacho de arquitectura; posteriormente en el año 2009 se convirtió en galería.
El título de la exposición, Un tema moral moderno, decorar el agujero, proviene de Modern Moral Subjects [Temas morales modernos], una serie de imágenes satíricas que realizó William Hogarth basándose en la sociedad londinense de la primera mitad del siglo XVII. Jorge Satorre establece un juego de palabras al replantear la sátira novelesca en el espacio de la galería y empatarla con elementos que componen la exhibición.
La obra presentada en esta muestra forma parte de una serie de trabajos donde, en el ámbito del gremio artesanal y de los oficios, el trabajador se encuentra con situaciones anómalas que dan la espalda al sistema en el que se inscribe su trabajo.

Un tema moral moderno, decorar el agujero
Detalle.

Para esta exposición, toma como punto de partida la historia del sitio en donde se encuentra actualmente LABOR. Satorre ubica la compra del terreno en 1946, siendo éste parte del Rancho de la Providencia conformado originalmente por minas de tepetate y arena. La casa original fue diseñada por el arquitecto Enrique del Moral y terminada en 1948, lugar en donde vivió durante treinta años. Casi seis décadas después fue vendida y modificada y se utilizó como despacho de arquitectura; posteriormente en el año 2009 se convirtió en galería.
El título de la exposición, Un tema moral moderno, decorar el agujero, proviene de Modern Moral Subjects [Temas morales modernos], una serie de imágenes satíricas que realizó William Hogarth basándose en la sociedad londinense de la primera mitad del siglo XVII. Jorge Satorre establece un juego de palabras al replantear la sátira novelesca en el espacio de la galería y empatarla con elementos que componen la exhibición.
La obra presentada en esta muestra forma parte de una serie de trabajos donde, en el ámbito del gremio artesanal y de los oficios, el trabajador se encuentra con situaciones anómalas que dan la espalda al sistema en el que se inscribe su trabajo.

Un tema moral moderno, decorar el agujero
Lápiz sobre papel revolución sostenido con trozos de acero
29.7 x 42cm

Para esta exposición, toma como punto de partida la historia del sitio en donde se encuentra actualmente LABOR. Satorre ubica la compra del terreno en 1946, siendo éste parte del Rancho de la Providencia conformado originalmente por minas de tepetate y arena. La casa original fue diseñada por el arquitecto Enrique del Moral y terminada en 1948, lugar en donde vivió durante treinta años. Casi seis décadas después fue vendida y modificada y se utilizó como despacho de arquitectura; posteriormente en el año 2009 se convirtió en galería.
El título de la exposición, Un tema moral moderno, decorar el agujero, proviene de Modern Moral Subjects [Temas morales modernos], una serie de imágenes satíricas que realizó William Hogarth basándose en la sociedad londinense de la primera mitad del siglo XVII. Jorge Satorre establece un juego de palabras al replantear la sátira novelesca en el espacio de la galería y empatarla con elementos que componen la exhibición.
La obra presentada en esta muestra forma parte de una serie de trabajos donde, en el ámbito del gremio artesanal y de los oficios, el trabajador se encuentra con situaciones anómalas que dan la espalda al sistema en el que se inscribe su trabajo.

Arruinar las baldosas
23 baldosas enteras de barro cocido y 15 rotas
280 x 240 cm
(37.5 x 37.5 x 1.5 cm c/u)
2016

En una zona escondida del Parque de Collserola en Barcelona, donde grupos de jabalís acostumbran revolcarse en el lodo por las noches, instalé un suelo de baldosas de barro fresco de aproximadamente 17 m2. A la segunda noche un par de jabalís caminaron sobre él y a la mañana siguiente, al descubrir sus huellas, llevé un perro cazador para que intentara reconstruir la ruta de los jabalís, marcando sus huellas también.

Quise recrear el hipotético estado de decepción de un artesano que descubre que las baldosas de barro que acaba de elaborar han sido arruinadas en el proceso de secado por las huellas de un animal, lo que en México sigue siendo muy común. En esos momentos cuando el artesano reconoce un error o un accidente, al mismo tiempo que se da cuenta que tiene que desechar el producto de su trabajo, creo que paradójicamente se reconoce a él mismo como individuo y deja de atender al sistema que regula su oficio.

Arruinar las baldosas
Detalle de instalación.

En una zona escondida del Parque de Collserola en Barcelona, donde grupos de jabalís acostumbran revolcarse en el lodo por las noches, instalé un suelo de baldosas de barro fresco de aproximadamente 17 m2. A la segunda noche un par de jabalís caminaron sobre él y a la mañana siguiente, al descubrir sus huellas, llevé un perro cazador para que intentara reconstruir la ruta de los jabalís, marcando sus huellas también.

Quise recrear el hipotético estado de decepción de un artesano que descubre que las baldosas de barro que acaba de elaborar han sido arruinadas en el proceso de secado por las huellas de un animal, lo que en México sigue siendo muy común. En esos momentos cuando el artesano reconoce un error o un accidente, al mismo tiempo que se da cuenta que tiene que desechar el producto de su trabajo, creo que paradójicamente se reconoce a él mismo como individuo y deja de atender al sistema que regula su oficio.

Pezuñas de acero

Encuentros formales en el jardín
Vista de instalación.

Esta obra habitó temporalmente la casa del arquitecto Luis Barragán en la Ciudad de México, dentro del marco de la exposición “Barragán fetichista” que planteaba, a grandes rasgos, el papel que tuvieron los objetos en la obra del arquitecto.

Una de mis premisas era atender áreas que tuvieran un valor periférico o secundario en la casa, tratando de evitar referencias directas a la figura de Barragán y su arquitectura. Fue así que llegué a la sección del archivo del polifacético caricaturista Miguel Covarrubias que está depositada en la misma casa. Éste fue donado a Luis Barragán por Rosa Rolando, pareja Covarrubias durante muchos años (la mayoría del acervo está en la Universidad de las Américas en Puebla y otra gran parte le pertenece a Adriana Williams).

Partiendo del tema de la exposición seleccioné, de manera un poco morelliana (como en 42 retratos parciales y Los Negros), un capítulo del archivo de Covarrubias que está dedicado a bocetos de manos y pies. A partir de esas imágenes realicé una serie de objetos en barro cocido que iban desde la copia fiel en tercera dimensión hasta algunos que presentaban guiños de funcionalidad como jarrones y vasijas. Al agotar esos primeros bocetos también extraje detalles de los libros ilustrados por Covarrubias que se encuentran en la biblioteca de la casa.

Los objetos fueron colocados en algunas áreas de la casa y, sobretodo, en el patio y jardín.

Encuentros formales en el jardín
105 objetos y fragmentos de barro cocido
medidas variables
2016

Esta obra habitó temporalmente la casa del arquitecto Luis Barragán en la Ciudad de México, dentro del marco de la exposición “Barragán fetichista” que planteaba, a grandes rasgos, el papel que tuvieron los objetos en la obra del arquitecto.

Una de mis premisas era atender áreas que tuvieran un valor periférico o secundario en la casa, tratando de evitar referencias directas a la figura de Barragán y su arquitectura. Fue así que llegué a la sección del archivo del polifacético caricaturista Miguel Covarrubias que está depositada en la misma casa. Éste fue donado a Luis Barragán por Rosa Rolando, pareja Covarrubias durante muchos años (la mayoría del acervo está en la Universidad de las Américas en Puebla y otra gran parte le pertenece a Adriana Williams).

Partiendo del tema de la exposición seleccioné, de manera un poco morelliana (como en 42 retratos parciales y Los Negros), un capítulo del archivo de Covarrubias que está dedicado a bocetos de manos y pies. A partir de esas imágenes realicé una serie de objetos en barro cocido que iban desde la copia fiel en tercera dimensión hasta algunos que presentaban guiños de funcionalidad como jarrones y vasijas. Al agotar esos primeros bocetos también extraje detalles de los libros ilustrados por Covarrubias que se encuentran en la biblioteca de la casa.

Los objetos fueron colocados en algunas áreas de la casa y, sobretodo, en el patio y jardín.

Ladrillos II

Ladrillos II
Detalle de instalación.

Matar vasijas
72 trozos de piedra de distintos tipos
Medidas variables
2013

La noción de circularidad aplicada al estudio historiográfico es una referencia tema recurrente en el trabajo Satorremi trabajo, entendiendo este concepto como la necesidad de un intercambio continuo de escalas en el punto de vista, analizando los detalles, casos aislados o aparentemente anómalos en el tejido histórico para ser comparados con las versiones generales ou hegemónicas. La propuesta para su segunda exposición individual en la galería surge del resultado de una aproximación en este sentido a un contexto nuevo de estudio.

En colaboración con la curadora Catalina Lozano, a principios del año 2012, Satorre comenzó un trabajo en conjunto con comencé a visitar el Museo comunitario del Valle de Xico en el municipio de Valle de Chalco Solidaridad liderado por Genaro Amaro Altamirano, cofundador y cronista del mMuseo. Éste se inició en 1996 y, comunitario del Valle de Xico en el municipio de Valle de Chalco Solidaridad, Estado de México, quien hace 18 años inició una colección que a la fecha, incluye más de 5000 objetos prehispánicos donados por los vecinos del lugar a partir de hallazgos espontáneos mientras construían sus casas o labraban la tierra.

Valle de Chalco es un sitio caracterizado por su riqueza arqueológica, producto de las diversas culturas que alguna vez se asentaron en la zona. El municipio ha sufrido un salvaje crecimiento demográfico durante los últimos 30 años con graves problemas ecológicos y sociales, principalmente derivados de la desecación del lago que una vez existió en el área y que actualmente empieza a emerger de nuevo.

Las instalaciones del museo se ubican en una sala de lo que a finales del siglo XIX fue la hacienda de Íñigo Noriega, un indiano español y uno de los hombre más ricos del país en ese momento, responsable de la desaparición del lago y por ende, punta de lanza del ciclo decadente de problemas que Valle de Chalco sufre actualmente. Siguiendo un proceso típico de aculturación, aparentemente la hacienda fue edificada sobre los cimientos de una construcción prehispánica, razón por la cual, el significado y las implicaciones del museo comunitario van más allá de las puramente arqueológicas.

Esta actitud de oposición a la oficialidad en donde el valor afectivo y simbólico convive con la parte científica es el lugar desde donde surge Matar Vasijasel grupo de piezas que componen la exposición, entendiendo estas como posibles indicios de las complejas capas de significado contenidas en la historia de Chalco.

Matar vasijas
Detalle de instalación.

La noción de circularidad aplicada al estudio historiográfico es una referencia tema recurrente en el trabajo Satorremi trabajo, entendiendo este concepto como la necesidad de un intercambio continuo de escalas en el punto de vista, analizando los detalles, casos aislados o aparentemente anómalos en el tejido histórico para ser comparados con las versiones generales ou hegemónicas. La propuesta para su segunda exposición individual en la galería surge del resultado de una aproximación en este sentido a un contexto nuevo de estudio.

En colaboración con la curadora Catalina Lozano, a principios del año 2012, Satorre comenzó un trabajo en conjunto con comencé a visitar el Museo comunitario del Valle de Xico en el municipio de Valle de Chalco Solidaridad liderado por Genaro Amaro Altamirano, cofundador y cronista del mMuseo. Éste se inició en 1996 y, comunitario del Valle de Xico en el municipio de Valle de Chalco Solidaridad, Estado de México, quien hace 18 años inició una colección que a la fecha, incluye más de 5000 objetos prehispánicos donados por los vecinos del lugar a partir de hallazgos espontáneos mientras construían sus casas o labraban la tierra.

Valle de Chalco es un sitio caracterizado por su riqueza arqueológica, producto de las diversas culturas que alguna vez se asentaron en la zona. El municipio ha sufrido un salvaje crecimiento demográfico durante los últimos 30 años con graves problemas ecológicos y sociales, principalmente derivados de la desecación del lago que una vez existió en el área y que actualmente empieza a emerger de nuevo.

Las instalaciones del museo se ubican en una sala de lo que a finales del siglo XIX fue la hacienda de Íñigo Noriega, un indiano español y uno de los hombre más ricos del país en ese momento, responsable de la desaparición del lago y por ende, punta de lanza del ciclo decadente de problemas que Valle de Chalco sufre actualmente. Siguiendo un proceso típico de aculturación, aparentemente la hacienda fue edificada sobre los cimientos de una construcción prehispánica, razón por la cual, el significado y las implicaciones del museo comunitario van más allá de las puramente arqueológicas.

Esta actitud de oposición a la oficialidad en donde el valor afectivo y simbólico convive con la parte científica es el lugar desde donde surge Matar Vasijasel grupo de piezas que componen la exposición, entendiendo estas como posibles indicios de las complejas capas de significado contenidas en la historia de Chalco.

El pilar
Barro cocido en alta temperatura,
cemento pigmentado y estructura de metal.
350 x 45 cm.
2013

UNA PIEDRA QUE SE CONVIERTE EN MENHIR, UN MENHIR QUE SE CONVIERTE EN MENHIR CON UNA CRUZ PINTADA, UN MENHIR CON UNA CRUZ PINTADA QUE SE CONVIERTE EN MENHIR CON UNA CRUZ ESCULPIDA, UN MENHIR CON UNA CRUZ ESCULPIDA QUE SE CONVIERTE EN MENHIR CON UNA FIGURA EN LO ALTO, UN MENHIR CON UNA FIGURA EN LO ALTO QUE SE CONVIERTE EN PILAR CON UNA VIRGEN EN LO ALTO, UN PILAR CON UNA VIRGEN EN LO ALTO QUE SE CONVIERTE EN VIRGEN DEL PILAR. SEXO EN CUATRO O CINCO POSICIONES. –

Este trabajo fue realizado en Halfhouse, un espacio independiente en Barcelona dirigido por los artistas Alberto Peral y Sinéad Spelman. Me enteré de que un zahorí, que había estado involucrado en un proyecto previo, había comentado la posible antigua existencia de un menhir en el jardín de la casa. Establecí entonces una serie de relaciones entre este supuesto, el par de columnas que se encuentran a la entrada y la creencia de que la virgen del pilar tuvo su origen en un menhir que, por largos procesos de aculturación, había terminado siendo un sitio cristiano.

El trabajo consistió en modelar en barro una réplica de las columnas de la casa y colocarla en uno de los sitios en los que el menhir habría estado, justo frente a una de las columnas.

El pilar
Dibujo en aerógrafo, acrílico sobre papel.
42 x 59.4 cm
2013

UNA PIEDRA QUE SE CONVIERTE EN MENHIR, UN MENHIR QUE SE CONVIERTE EN MENHIR CON UNA CRUZ PINTADA, UN MENHIR CON UNA CRUZ PINTADA QUE SE CONVIERTE EN MENHIR CON UNA CRUZ ESCULPIDA, UN MENHIR CON UNA CRUZ ESCULPIDA QUE SE CONVIERTE EN MENHIR CON UNA FIGURA EN LO ALTO, UN MENHIR CON UNA FIGURA EN LO ALTO QUE SE CONVIERTE EN PILAR CON UNA VIRGEN EN LO ALTO, UN PILAR CON UNA VIRGEN EN LO ALTO QUE SE CONVIERTE EN VIRGEN DEL PILAR. SEXO EN CUATRO O CINCO POSICIONES. –

Este trabajo fue realizado en Halfhouse, un espacio independiente en Barcelona dirigido por los artistas Alberto Peral y Sinéad Spelman. Me enteré de que un zahorí, que había estado involucrado en un proyecto previo, había comentado la posible antigua existencia de un menhir en el jardín de la casa. Establecí entonces una serie de relaciones entre este supuesto, el par de columnas que se encuentran a la entrada y la creencia de que la virgen del pilar tuvo su origen en un menhir que, por largos procesos de aculturación, había terminado siendo un sitio cristiano.

El trabajo consistió en modelar en barro una réplica de las columnas de la casa y colocarla en uno de los sitios en los que el menhir habría estado, justo frente a una de las columnas.

Inscripciones

Inscripciones
Detalle.

Los Negros I (Gestos)
Lápiz sobre papel
105 x 140 cm
2011

En 1976 se publicó El queso y los gusanos, un estudio del historiador Carlo Ginzburg basado en la reconstrucción minuciosa de la vida de Menocchio, un molinero del Friuli en Italia en el siglo XVI. De éste personaje se tienen noticias gracias a las actas del proceso inquisitorial al que tuvo que enfrentarse por su poco convencional concepción del mundo, la cual fue interpretada por sus acusadores desde el prisma reduccionista de las opiniones religiosas. Esta publicación se considera actualmente el texto paradigmático del método historiográfico conocido como Microhistoria

A partir de los indicios encontrados en los registros de la inquisición, Ginzburg no sólo reconstruye la vida de dicho molinero sino que permite imaginar la forma de pensar de las clases subalternas en esa época. Tras el éxito de El queso y los gusanos, paradójicamente la figura anómala de Menocchio pasó a convertirse paulatinamente en una especie de ícono popular.

Tomando como punto de partida el libro de Ginzburg, Los negros I es la primera parte de un proyecto que oscila entre el trabajo de campo, la investigación hermenéutica y la ilustración editorial experimental. El título del trabajo, basado en la manera en que se les denomina vulgarmente en español a los escritores fantasmas, hace referencia a la fascinación de Satorre por la contribución del lector durante el proceso de lectura y por indagar en todas esas partes de un libro o una historia que no aparecen escritas en los textos.

Utilizando el dibujo como medio principal, el trabajo consiste en una colección de experimentos meticulosos, surgidos de una investigación obsesiva en el pueblo de Montereale Valcellina, sitio en donde Mennochio vivió y fue juzgado por primera vez. Con la colaboración de la comunidad local, la investigación se enfocó en la recolección e intento de organización de una multitud de pequeños detalles dispersos en las creencias populares de Montereale.

Basado en la perspectiva antropológica presente en varios de sus trabajos, Satorre investigó durante los últimos meses la iglesia en la que Menocchio trabajó como administrador y donde fue interrogado por primera vez por sospecha de herejía. Los frescos interiores de la iglesia y su entorno sirvieron como una primera aproximación a este proceso de reconstrucción personal del paisaje moral y cultural estudiado por Ginzburg.

Los Negros I (Gestos)
Detalle.

En 1976 se publicó El queso y los gusanos, un estudio del historiador Carlo Ginzburg basado en la reconstrucción minuciosa de la vida de Menocchio, un molinero del Friuli en Italia en el siglo XVI. De éste personaje se tienen noticias gracias a las actas del proceso inquisitorial al que tuvo que enfrentarse por su poco convencional concepción del mundo, la cual fue interpretada por sus acusadores desde el prisma reduccionista de las opiniones religiosas. Esta publicación se considera actualmente el texto paradigmático del método historiográfico conocido como Microhistoria

A partir de los indicios encontrados en los registros de la inquisición, Ginzburg no sólo reconstruye la vida de dicho molinero sino que permite imaginar la forma de pensar de las clases subalternas en esa época. Tras el éxito de El queso y los gusanos, paradójicamente la figura anómala de Menocchio pasó a convertirse paulatinamente en una especie de ícono popular.

Tomando como punto de partida el libro de Ginzburg, Los negros I es la primera parte de un proyecto que oscila entre el trabajo de campo, la investigación hermenéutica y la ilustración editorial experimental. El título del trabajo, basado en la manera en que se les denomina vulgarmente en español a los escritores fantasmas, hace referencia a la fascinación de Satorre por la contribución del lector durante el proceso de lectura y por indagar en todas esas partes de un libro o una historia que no aparecen escritas en los textos.

Utilizando el dibujo como medio principal, el trabajo consiste en una colección de experimentos meticulosos, surgidos de una investigación obsesiva en el pueblo de Montereale Valcellina, sitio en donde Mennochio vivió y fue juzgado por primera vez. Con la colaboración de la comunidad local, la investigación se enfocó en la recolección e intento de organización de una multitud de pequeños detalles dispersos en las creencias populares de Montereale.

Basado en la perspectiva antropológica presente en varios de sus trabajos, Satorre investigó durante los últimos meses la iglesia en la que Menocchio trabajó como administrador y donde fue interrogado por primera vez por sospecha de herejía. Los frescos interiores de la iglesia y su entorno sirvieron como una primera aproximación a este proceso de reconstrucción personal del paisaje moral y cultural estudiado por Ginzburg.

La Part Maudite Illustrée
90 pinturas (gouasch sobre madera)
Pinturas hechas por Jorge Aviña
33 placas de offset
y caja de madera
2009-10

Esta obra habitó temporalmente la casa del arquitecto Luis Barragán en la Ciudad de México, dentro del marco de la exposición “Barragán fetichista” que planteaba, a grandes rasgos, el papel que tuvieron los objetos en la obra del arquitecto.

Una de mis premisas era atender áreas que tuvieran un valor periférico o secundario en la casa, tratando de evitar referencias directas a la figura de Barragán y su arquitectura. Fue así que llegué a la sección del archivo del polifacético caricaturista Miguel Covarrubias que está depositada en la misma casa. Éste fue donado a Luis Barragán por Rosa Rolando, pareja Covarrubias durante muchos años (la mayoría del acervo está en la Universidad de las Américas en Puebla y otra gran parte le pertenece a Adriana Williams).

Partiendo del tema de la exposición seleccioné, de manera un poco morelliana (como en 42 retratos parciales y Los Negros), un capítulo del archivo de Covarrubias que está dedicado a bocetos de manos y pies. A partir de esas imágenes realicé una serie de objetos en barro cocido que iban desde la copia fiel en tercera dimensión hasta algunos que presentaban guiños de funcionalidad como jarrones y vasijas. Al agotar esos primeros bocetos también extraje detalles de los libros ilustrados por Covarrubias que se encuentran en la biblioteca de la casa.

Los objetos fueron colocados en algunas áreas de la casa y, sobretodo, en el patio y jardín.

La Part Maudite Illustrée
Detalle.

Esta obra habitó temporalmente la casa del arquitecto Luis Barragán en la Ciudad de México, dentro del marco de la exposición “Barragán fetichista” que planteaba, a grandes rasgos, el papel que tuvieron los objetos en la obra del arquitecto.

Una de mis premisas era atender áreas que tuvieran un valor periférico o secundario en la casa, tratando de evitar referencias directas a la figura de Barragán y su arquitectura. Fue así que llegué a la sección del archivo del polifacético caricaturista Miguel Covarrubias que está depositada en la misma casa. Éste fue donado a Luis Barragán por Rosa Rolando, pareja Covarrubias durante muchos años (la mayoría del acervo está en la Universidad de las Américas en Puebla y otra gran parte le pertenece a Adriana Williams).

Partiendo del tema de la exposición seleccioné, de manera un poco morelliana (como en 42 retratos parciales y Los Negros), un capítulo del archivo de Covarrubias que está dedicado a bocetos de manos y pies. A partir de esas imágenes realicé una serie de objetos en barro cocido que iban desde la copia fiel en tercera dimensión hasta algunos que presentaban guiños de funcionalidad como jarrones y vasijas. Al agotar esos primeros bocetos también extraje detalles de los libros ilustrados por Covarrubias que se encuentran en la biblioteca de la casa.

Los objetos fueron colocados en algunas áreas de la casa y, sobretodo, en el patio y jardín.

La verdad divina (Piaxtla indiciaria)
Lápiz sobre papel
2011

Es un proyecto de largo recorrido planteado como una cadena de interpretaciones a la manera de un laboratorio de experimentación hermenéutica. Basado en la idea de trasladar la interpretación de una realidad social concreta a un nivel de subjetividad extremo a partir de la intrusión de distintos referentes del artista. Los dibujos velados presentes en la exposición son el eslabón que concluye este proceso. El método llevado a cabo consistió en reunir a un grupo de ilustradores dirigidos por Jorge Aviña, a interpretar por medio de dibujos, a partir de la narración oral de Satorre, un texto de manera fragmentada durante aproximadamente dos meses y medio. El texto en cuestión es un guión cinematográfico titulado El cuarto camino escrito por el novelista Élmer Mendoza basado en la trama de la película de corte absurdista Two-Lane Blacktop (Monte Hellman, 1971) y una serie de notas y dibujos, realizados previamente por Satorre. La documentación en la que se basó Mendoza, contenida en la mesa que acompaña los dibujos velados, constituye el total de las fases previas: -Una estancia de un mes en el pueblo de Piaxtla, Puebla, el cual se encuentra en peligro de desaparición por la constante emigración de su población a Estados Unidos. -Realización de una serie de dibujos basados en mitos y leyendas contadas por gente del pueblo. -La participación de habitantes de Piaxtla analizando la película Two Lane Blacktop (Monte Hellman 1971) -Un viaje en coche desde el pueblo hasta Nueva York incorporando en la ruta el paralelismo existente entre la carrera de coches que protagoniza la película y el trayecto de Maurilia Arriaga, primer piaxteca en emigrar en 1952. Conforme se iban realizando los dibujos a partir de los fragmentos de esa película en potencia escrita por Mendoza, en el momento en que la imagen resultante satisfacía al grupo, procedían a oscurecerlos casi totalmente. Entendiendo que las intenciones radicaban en el proceso de interpretación y no en el resultado de ella o valor funcional/didáctico comúnmente asociado a un storyboard. De esta manera, la razón del trabajo radica en el esfuerzo mental por posicionarse de forma grupal en la construcción de esa película no realizada. La serie resultante de dibujos “en tinieblas”, como si se tratara de una película velada, funciona idealmente sólo como un indicio del largo proceso.

Bio

Ciudad de México, 1979.
Vive y trabaja en la Ciudad de México.

Tras desarrollarse como ilustrador editorial, el trabajo de Jorge Satorre recupera y pervierte métodos propios de ese campo, en donde la comunicación tácita establecida entre creador, historia, imagen y lector/espectador sirven de punto de partida para relacionarse y trabajar con la problemática de los contextos específicos en los que basa cada uno de sus trabajos.

Los modos escasos de presentación que acostumbra utilizar, en donde la combinación de dibujo y texto funciona como medio principal, propician un tipo de trabajo que existe basado más en las posibilidades de comunicación oral que en sus elementos visuales.

Descargar CV

Exposiciones
<
>