Artistas
Héctor Zamora
Ver imágenes de obra

Memorándum
Impresión digital
210 x 143 x 5 cm
2017

Después de varios años, Héctor Zamora regresa a México con un proyecto en la línea de investigación de sus obras más recientes que involucran el elemento performático. Es el caso de Orden y Progreso (2012-2016), El Abuso de la historia (2014) y Ruptura (2016), donde sus evocaciones han girado alrededor de la libertad, la insatisfacción, la opresión, el progreso y sus símbolos. En Memorándum Zamora conjuga las características espaciales del edificio con una actividad mecánica, generalmente asociada al género femenino, para tender líneas diversas de interpretación de carácter sociológico y político relacionadas al contexto local y global.
Zamora consigue señalar críticamente el funcionamiento de sistemas de poder gubernamental, burocrático e institucional y apunta hacia el rol de la mujer en la fuerza de trabajo misógino / capitalista. La subyugación e invisibilidad del papel femenino son revertidas en una suerte de acción homenaje, donde las participantes tejen una narrativa autorreferencial al mecanografiar sus propias biografías y se constituyen en la única presencia.
Esta temática también es pertinente con la historia de la madre del artista, quien trabajó como secretaria en las oficinas del ISSSTE durante 30 años y con su padre, quien hizo carrera política en el PRI y en la Federación Nacional de Trabajadores al Servicio del Estado, ambas instituciones públicas y con sedes vecinas al Museo del Chopo.

Otras aproximaciones al tema son la vulnerabilidad frente al sistema de justicia explorado en el libro El proceso de Franz Kafka y La teoría sueca del amor, documental de una sociedad eficiente y organizada víctima del aislamiento y el individualismo, así como la película de Natalia Almada, Todo lo demás, donde presenta la indiferencia y la deshumanización hacia los trabajadores de las dependencias gubernamentales. Este retrato de sobrevivencia marcado por la rutina, la alienación y la soledad, estuvo inspirado en la idea de Hannah Arendt sobre la burocracia como una de las peores formas de violencia.
Los elementos constructivos, visuales y sonoros de Memorándum aluden a otras referencias como las maquilas, las fábricas y los talleres. Develan las desventajas de constituir el eslabón menos justipreciado de la maquinaria, de ahí el vocablo que titula esta propuesta, cuyo significado refiere “lo que debe recordarse”. Zamora incita a la memoria, dentro de la institución, en este país y como testigo de los tiempos actuales.

Memorándum
Impresión digital
210 x 143 x 5 cm
2017

Después de varios años, Héctor Zamora regresa a México con un proyecto en la línea de investigación de sus obras más recientes que involucran el elemento performático. Es el caso de Orden y Progreso (2012-2016), El Abuso de la historia (2014) y Ruptura (2016), donde sus evocaciones han girado alrededor de la libertad, la insatisfacción, la opresión, el progreso y sus símbolos. En Memorándum Zamora conjuga las características espaciales del edificio con una actividad mecánica, generalmente asociada al género femenino, para tender líneas diversas de interpretación de carácter sociológico y político relacionadas al contexto local y global.
Zamora consigue señalar críticamente el funcionamiento de sistemas de poder gubernamental, burocrático e institucional y apunta hacia el rol de la mujer en la fuerza de trabajo misógino / capitalista. La subyugación e invisibilidad del papel femenino son revertidas en una suerte de acción homenaje, donde las participantes tejen una narrativa autorreferencial al mecanografiar sus propias biografías y se constituyen en la única presencia.
Esta temática también es pertinente con la historia de la madre del artista, quien trabajó como secretaria en las oficinas del ISSSTE durante 30 años y con su padre, quien hizo carrera política en el PRI y en la Federación Nacional de Trabajadores al Servicio del Estado, ambas instituciones públicas y con sedes vecinas al Museo del Chopo.

Otras aproximaciones al tema son la vulnerabilidad frente al sistema de justicia explorado en el libro El proceso de Franz Kafka y La teoría sueca del amor, documental de una sociedad eficiente y organizada víctima del aislamiento y el individualismo, así como la película de Natalia Almada, Todo lo demás, donde presenta la indiferencia y la deshumanización hacia los trabajadores de las dependencias gubernamentales. Este retrato de sobrevivencia marcado por la rutina, la alienación y la soledad, estuvo inspirado en la idea de Hannah Arendt sobre la burocracia como una de las peores formas de violencia.
Los elementos constructivos, visuales y sonoros de Memorándum aluden a otras referencias como las maquilas, las fábricas y los talleres. Develan las desventajas de constituir el eslabón menos justipreciado de la maquinaria, de ahí el vocablo que titula esta propuesta, cuyo significado refiere “lo que debe recordarse”. Zamora incita a la memoria, dentro de la institución, en este país y como testigo de los tiempos actuales.

Ruptura
Impresión digital
210 x 143 x 5 cm
2016

150 personas vestidas de negro se apoyan en la barandilla del Centro Cultural Banco do Brasil en absoluto silencio. Llevan un libro, también negro, del que comienzan a arrancar las páginas una por una, para luego dejarlas caer en el espacio libre. El sonido de las páginas que están siendo rotas invade el salón. Más tarde, los libros, con sus páginas descuidadamente recuperados y puestos de nuevo en ellos, se dejan sobre una mesa, como si esperaran que algo suceda, mientras que el sonido de la "ruptura" permanece en el espacio libre como un recuerdo vívido casi tangible . La pieza de interpretación / sonido idealizada por Zamora para el CCBB permanece programáticamente abierta, sin conducir a una sola manera de interpretarla. Por un lado, resume de manera clara el Zeitgeist, el espíritu de nuestros tiempos, ya que genera una sensación intangible y elusiva de insatisfacción y opresión similar a lo que muchos de nosotros sentimos al reflexionar sobre el mundo en el que vivimos. Por otro lado, La ruptura lleva un mensaje utópico de catarsis y liberación. La valentía necesaria para arrancar las páginas es la que nos puede salvar. A través de estos libros arrancados, el artista parece decir que podremos empezar de nuevo, o, parafraseando T.S. Eliot: these fragments we will shore against our ruins.

Ruptura
Impresión digital
210 x 143 x 5 cm
2016

150 personas vestidas de negro se apoyan en la barandilla del Centro Cultural Banco do Brasil en absoluto silencio. Llevan un libro, también negro, del que comienzan a arrancar las páginas una por una, para luego dejarlas caer en el espacio libre. El sonido de las páginas que están siendo rotas invade el salón. Más tarde, los libros, con sus páginas descuidadamente recuperados y puestos de nuevo en ellos, se dejan sobre una mesa, como si esperaran que algo suceda, mientras que el sonido de la "ruptura" permanece en el espacio libre como un recuerdo vívido casi tangible . La pieza de interpretación / sonido idealizada por Zamora para el CCBB permanece programáticamente abierta, sin conducir a una sola manera de interpretarla. Por un lado, resume de manera clara el Zeitgeist, el espíritu de nuestros tiempos, ya que genera una sensación intangible y elusiva de insatisfacción y opresión similar a lo que muchos de nosotros sentimos al reflexionar sobre el mundo en el que vivimos. Por otro lado, La ruptura lleva un mensaje utópico de catarsis y liberación. La valentía necesaria para arrancar las páginas es la que nos puede salvar. A través de estos libros arrancados, el artista parece decir que podremos empezar de nuevo, o, parafraseando T.S. Eliot: these fragments we will shore against our ruins.

Ordre et Progrès
Impresión digital
143 x 210 x 5 cm
2016

Protogeometrías, ensayo sobre lo anexacto
Vista de instalación
2013

De un tenso tendedero penden las sábanas familiares que se mecen con el ir y venir del viento. Sobre su blanco tejido bailan las sombras de figuras geométricas. Círculos dentro de grandes cuadrados y pequeños triángulos danzan en su progresión arabesca al ritmo de la brisa citadina. Esta soleada zotehuela rodeada de celosías, espacio típico de la vivienda popular del México recién urbanizado en los años 70, es la memoria que para Héctor Zamora (ciudad de México, 1974) devino en un cuerpo de obra basado en la observación y rastreo de sus elementos arquitectónicos básicos.

El advenimiento de la vivienda social en México se expresa históricamente a través de ejemplos paradigmáticos como el Multifamiliar Alemán (1948), o el Conjunto Urbano Tlatelolco (1949), ambos proyectados por Mario Pani en estrecha concordancia con las ideas que Le Corbusier aplicó en la Cité Radieuse.

Para Zamora, testigo de las transformaciones que en la práctica sufrieron los ejes de lo moderno en México, la celosía se alza más allá del recuerdo como elemento formal distintivo, tradicional en su origen pero característico de una era en que la práctica arquitectónica estaba ligada al mejoramiento en la calidad de vida. Ya fuera en países en vías de construcción post-revolucionaria, como México; en proceso de reconstrucción post-guerra, como Francia; o en fase de reinvención, como en Brasil, la arquitectura respondió internacionalmente a las supuestas necesidades del futuro.

Esta arquitectura, medio siglo después de ser proyectada por individuos, se transforma, traslada y muta según la identidad de los pueblos que la habitan. De India a Estambul, de São Paolo a ciudad de México, Héctor Zamora reconoce en unidades como la celosía síntomas de la imparable marcha del presente.

El título de la muestra alude a un doble espacio de posibilidad en que el trabajo comprobatorio del ensayo, en tanto complemento de la enseñanza teórica, se enriquece de los matices que con el concepto ‘anexacto’, Deleuze introduce a la dicotomía clásica —ligada a la tradición arquitectónica moderna según Reiser+Umamoto— de exacto-inexacto. Lo anexacto como espacio de experimentación rigurosa se establece entonces como eje práctico y filosófico del artista.

Es con esta pauta que Zamora emprende una serie de indagaciones a partir del ladrillo reticulado de barro templado en obras como 6 de la serie potencialidades y ViBo, en las que el elemento fundamental se descompone y rebasa su uso utilitario para develar sus posibilidades plásticas y semánticas. De una célula básica de construcción ancestral, si bien geométrica, imperfecta, nacen hasta 63 nuevas piezas que se despliegan rítmicamente sobre el muro de la galería. Esta nueva confi

guración de su forma y presencia física se construye en el espacio —anexacto— entre la formalidad de la retícula y la libertad del azar, de la disciplina y la anarquía, del dominio y la emancipación.


Cemento, arena, alambrón, alambre, celosía, triciclo de venta
101 x 80 x 350 cm
2013

De un tenso tendedero penden las sábanas familiares que se mecen con el ir y venir del viento. Sobre su blanco tejido bailan las sombras de figuras geométricas. Círculos dentro de grandes cuadrados y pequeños triángulos danzan en su progresión arabesca al ritmo de la brisa citadina. Esta soleada zotehuela rodeada de celosías, espacio típico de la vivienda popular del México recién urbanizado en los años 70, es la memoria que para Héctor Zamora (ciudad de México, 1974) devino en un cuerpo de obra basado en la observación y rastreo de sus elementos arquitectónicos básicos.

El advenimiento de la vivienda social en México se expresa históricamente a través de ejemplos paradigmáticos como el Multifamiliar Alemán (1948), o el Conjunto Urbano Tlatelolco (1949), ambos proyectados por Mario Pani en estrecha concordancia con las ideas que Le Corbusier aplicó en la Cité Radieuse.

Para Zamora, testigo de las transformaciones que en la práctica sufrieron los ejes de lo moderno en México, la celosía se alza más allá del recuerdo como elemento formal distintivo, tradicional en su origen pero característico de una era en que la práctica arquitectónica estaba ligada al mejoramiento en la calidad de vida. Ya fuera en países en vías de construcción post-revolucionaria, como México; en proceso de reconstrucción post-guerra, como Francia; o en fase de reinvención, como en Brasil, la arquitectura respondió internacionalmente a las supuestas necesidades del futuro.

Esta arquitectura, medio siglo después de ser proyectada por individuos, se transforma, traslada y muta según la identidad de los pueblos que la habitan. De India a Estambul, de São Paolo a ciudad de México, Héctor Zamora reconoce en unidades como la celosía síntomas de la imparable marcha del presente.

El título de la muestra alude a un doble espacio de posibilidad en que el trabajo comprobatorio del ensayo, en tanto complemento de la enseñanza teórica, se enriquece de los matices que con el concepto ‘anexacto’, Deleuze introduce a la dicotomía clásica —ligada a la tradición arquitectónica moderna según Reiser+Umamoto— de exacto-inexacto. Lo anexacto como espacio de experimentación rigurosa se establece entonces como eje práctico y filosófico del artista.

Es con esta pauta que Zamora emprende una serie de indagaciones a partir del ladrillo reticulado de barro templado en obras como 6 de la serie potencialidades y ViBo, en las que el elemento fundamental se descompone y rebasa su uso utilitario para develar sus posibilidades plásticas y semánticas. De una célula básica de construcción ancestral, si bien geométrica, imperfecta, nacen hasta 63 nuevas piezas que se despliegan rítmicamente sobre el muro de la galería. Esta nueva confi

guración de su forma y presencia física se construye en el espacio —anexacto— entre la formalidad de la retícula y la libertad del azar, de la disciplina y la anarquía, del dominio y la emancipación.

Geometrias Danhinas
Tubos de PVC y lirios acuáticos
2006

Es una intervención en el lago de Ibirapuera basada en los 2220 metros cuadrados de jacinto de agua contenida por 51 estructuras octogonales de tubos de pvc. La autorización para colocar los jacintos de agua fue cancelada el 25 de septiembre de 2006. Las estructuras octogonales siguen flotando en el lago.

Praia Recanto das Crianças
Fotos, video, maqueta, polaroids y bocetos
Medidas variables
2006

Praia recanto das crianças, Sao Vicente, SP, Brasil.

En el instinto de un juego se encuentra el estado más puro de libertad y plenitud

Playa Recanto das criaças, São Vicente, São Paulo, Brasil.

Detonar una partida de juego en la playa donde la gente puede usar anillos de goma tomadas de neumáticos para flotar y disfrutar juntos la construcción de una estructura flotante. Su forma será determinada por los participantes y estará influenciada por el arroyo y las mareas del mar.

Topografía volátil
Globos, alambre y helio
300 x 450 x 1000 cm
2006

Creado para pasar desapercibido, el objetivo de este trabajo es fomentar un diálogo entre el espectador, la forma orgánica y la geometría. Esta experiencia, separada de las implicaciones del formalismo estructural, detona un diálogo individual con el espacio y estimula la percepción poética.Volatile Topography es la última aproximación de Zamora a la geometría funicular como herramienta para redefinir el espacio urbano -en este caso sobre el Canal del Río Oncheoncheon. Su intervención consiste en una malla de cuerdas que se cruzan desafiando la gravedad y fluyendo en el aire gracias a los globos de helio unidos a cada nodo. Además, el espacio volátil, ligeramente modificado por el viento, creará variaciones ágiles, pliegues y deformaciones en la malla. Altamente elaborada, precisa y conmovedora, esta instalación resultará en un dibujo tridimensional transformado en paisaje pasable.

Topografía volátil
Globos, alambre y helio
300 x 450 x 1000 cm
2006

Creado para pasar desapercibido, el objetivo de este trabajo es fomentar un diálogo entre el espectador, la forma orgánica y la geometría. Esta experiencia, separada de las implicaciones del formalismo estructural, detona un diálogo individual con el espacio y estimula la percepción poética.Volatile Topography es la última aproximación de Zamora a la geometría funicular como herramienta para redefinir el espacio urbano -en este caso sobre el Canal del Río Oncheoncheon. Su intervención consiste en una malla de cuerdas que se cruzan desafiando la gravedad y fluyendo en el aire gracias a los globos de helio unidos a cada nodo. Además, el espacio volátil, ligeramente modificado por el viento, creará variaciones ágiles, pliegues y deformaciones en la malla. Altamente elaborada, precisa y conmovedora, esta instalación resultará en un dibujo tridimensional transformado en paisaje pasable.

Paracaidista (Squatter) Av. Revolución 1608 bis
Intervención arquitectónica en institución pública. Acero, madera, y asfalto
74 m2
2004

Construcción experimental de la fachada del Museo Carrillo Gil. Para su ejecución se utilizaron técnicas de autoconstrucción. Fueron investigadas en los procesos de población urbana de los suburbios de la ciudad de méxico y combinadas con un sistema estructural que permitió ser suspendido desde la parte superior del edificio (no fue posible que se fijara a las paredes externas del museo ). El trabajo utiliza estrategias orgánicas para crear una relación simbiótica, epífita y / o parasitaria con el edificio, la ciudad, las instituciones y / o el pueblo. Al tomar posesión del espacio público, se ha creado una nueva dirección independiente y autónoma - 1608 bis (bis se usa en méxico cuando hay dos direcciones en el mismo número) - que fue habitada por el artista durante 3 meses. La palabra paracaidista, además de significar paracaidista, es el nombre dado en méxico a personas que ocupan irregularmente un pedazo de tierra.

Bio

Ciudad de México, México, 1974.
Vive y trabaja en Lisboa, Portugal.

El trabajo de Héctor Zamora trasciende al espacio expositivo convencional, reinventándolo, redefiniéndolo, generando fricción entre los roles comunes de lo público y privado, exterior e interior, orgánico y geométrico, salvaje y metódico, real e imaginario.

A partir de su pericia técnica y conocimiento de la arquitectura de estructuras ligeras, y un énfasis meticuloso en el proceso de conceptualización y construcción de cada pieza, Zamora involucra la participación del espectador y le exige cuestionar los usos cotidianos de materiales y las funciones del espacio.

Zamora consigue subvertir cada uno de sus sitios de trabajo, y en algunas de sus intervenciones juega con las estructuras institucionales insertándose en puntos críticos donde es posible encontrar flexibilidad (debilidad) suficiente para generar una reacción. Por ejemplo, construyendo una vivienda parasítica sobre el Museo Carrillo Gil en la Ciudad de México (después de cinco meses de retraso de la construcción causado por trámites burocráticos), lidiando con la prohibición de colocar dos mil metros de lirio acuático en Sao Paulo, colocando espejos dobles a las ventanas del Museum of Contemporary Art en San Diego, o conduciendo un juego de ladrillos con los ciudadanos de Genk (Bélgica) sin la sanción del gobierno local.

Descargar CV

Exposiciones
<
>
Publicaciones